sábado, 9 de junio de 2012

AVION CON MOTOR ELECTRICO CASERO



Esta vez veremos cómo se fabrica un avión sencillo y veremos qué fuerzas físicas hay que respetar para que vuele correctamente, dejándonos buenos ratos para el recuerdo. Es un reto que nos satisfará enormemente cuando lo veamos volar y maniobrar. Para los que no se quieran complicar tienen aviones baratos en Palau Hobby o ModelHobby (helis) por ejemplo (no, no me pagan, pero así os ahorro la búsqueda).



Fabricaremos un planeador, el avión más estable y sencillo de pilotar (y de construir). Como la parte más complicada de construir es el ala principal, vamos a hacer trampas y vamos a comprar una ya prefabricada. Este avión fué el tercero que construí; después del fracaso de uno de cartón. El segundo tuvo mejor suerte, era de motor de nitrometanol y voló muy bien hasta que se le rompió un servo en el aire y perdí el control (de éste tengo un vídeo de su penúltimo vuelo).

Material necesario:




La que fue mi emisora... qué bien se controlaba con ella... qué tiempos aquellos...
  • Ala de planeador (en mi caso un Seagull) unos 15 euros, repuestos a la venta en tiendas de radiocontrol y Juguetecas.
  • Batería para planeador, cuanto más ligera y potente mejor.
  • Mando de 3 canales mínimo y receptor de los canales necesarios.
  • 2 servos para timón y elevador, potentes y pequeños, yo he utilizado pico-servos de sólo 15 grs. de peso cada uno.
  • Canaleta de electricista de unos 25 mm. de ancho X 1 mt.
  • Relé electrónico graduable con el que a partir de la señal del receptor daremos potencia al motor.
  • Motor eléctrico potente para aviones eléctricos, cuanto más ligero y potente mejor.
  • Hélices retráctiles para que no se rompan al hundirse en la tierra, a la venta en tiendas de aeromodelismo y radiocontrol.
  • Pegamento epoxi dos componentes de secado rápido (5-10 minutos).
  • Tijeras.
  • Cinta de embalar transparente para reforzar el ala.
  • Cuchilla (cutter).
  • Alicates (opcional).
  • Loctite (viene bien en los casos en donde el epoxi no sirve).
  • Soldador 40W para soldar algunos cables (importante respetar la polaridad).
  • Un dremel o similar vendría muy bien para recortar plásticos y hacer agujeros (opcional).
Material necesario; el ketchup y el móvil no son necesarios ;-)

Pasos a seguir


Lo mejor para no gastarnos mucho dinero es coger las piezas electrónicas de otro avión estropeado, aunque los servos puede que tengas que comprarlos. Cortar un trozo de canaleta de unos 70 cms. para la base, donde irán todos los elementos electrónicos.
El otro trozo nos servirá para amarrar las alas con dos tornillos y poder variar su posición encima de la otra canaleta, deslizándose. Para sujetarla firmemente he puesto un poco de porexpan entre las alas y la canaleta, como se ven en la siguiente imagen.
Si te fijas en la imagen, las alas llevan por toda la superficie cinta transparente para hacerlas más resistentes a los impactos; la espuma aguanta poco los golpes pero con la cinta elástica por encima mejor mucho (comprobado). También he puesto pequeños trozos de espuma de una bandeja de carne del supermercado para tapar los huecos en las alas donde el Seagull lleva los motores.

Como no venían incluídas las piezas de sujección del extremo de las alas, he colocado dos hechos de dos trozos de botella de lejía sujetos con tornillos (no es lo más adecuado, pero en fin...):


Aquí vemos las alas colocadas sobre la base (en el hueco entre canaleta y canaleta he puesto el variador de potencia con el interruptor de apagado (se ven los dos cables que van a la batería sobresaliendo).
Esto es importante: Con la posición de la batería (es el elemento de más peso) tenemos que jugar hasta que el centro de gravedad esté en el eje del ala.
En esta imagen ya hemos pegado los servos y receptor con epoxi, así como hemos colocado un motor en la parte superior amarrado a la canaleta con tornillos y dos trozos de plástico duro y unas gomas, emulando los hidroaviones con motor central. Más tarde lo cambiaría de posición ya que de esta forma el centro de gravedad se elevaba mucho y lo hacía más difícil de gobernar.
En la imagen inferior podemos ver el detalle de los servos, que irán unidos a la cola, hecha de cartón debilitado en la zona donde debe torcerse. Con cinta lo reforzamos, como ya hicimos con las alas.


Detalle del motor inicial, que aunque bello, poco efectivo.


Fíjate en el apoyo del motor con un palito de madera para evitar que se desplace al acelerar:


Detalle del amarre al timón con varilla de acero de 1 mm. y trozos de plástico y tornillos. Hay que recortarle la esquina inferior para que no pegue el elevador al subir.


Detalle de la cola al completo; el estabilizador (ala trasera) va metido en una ranura practicada a la canaleta a lo largo. Los servos hay que regularlos soltando el tornillo y colocándolos de forma que puedan hacer toda su fuerza.



En la parte delantera, previendo los golpes, coloco la batería cubierta de espuma (la conseguí del embalaje de una placa base de ordenador) y porexpan para amortiguarlos.


Este es el resultado después del primer vuelo. La cola quedó hecha un revoltijo de cables. Es hora de cambiar el diseño a un motor delantero, colocando la batería debajo de la base de las alas.


Detalle del nuevo motor, más pesado pero más potente con pocas revoluciones y la hélice retráctil.


Y éste es el avión con el que disfruté hace unos tres años de varios vuelos majestuosos, hasta que en el tercer aterrizaje se rompió la canaleta inferior por la mitad, donde se había debilitado por los agujeros del primer motor. Lástima que no grabara ningún vuelo de éste.

A los que vayan a iniciarse en este fascinante mundillo, les recomiendo para empezar un avión que lleve el motor detrás de las alas. Le durará más ;-).

fuente:http://miqueridopinwino.blogspot.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Site Search